Beta exótica – Mas allá del Alpha

Beta exótica Beta exótica

Una introducción al concepto de Beta exótica o «Exotic Beta»

Beta exótica – Introducción:

Cuando hablamos de los mercados financieros, y de la creación de carteras o portfolios a largo plazo especialmente, podemos pensar los términos de Alpha (Alfa) y Beta.

Alfa es el exceso de retorno de una cartera respecto a su referencia, es decir, cuan mejor es el retorno respecto a su referencia inicial. Beta es la volatilidad de la cartera o de un activo respecto a su índice de referencia.

Y dentro de estos dos términos, existe un concepto ampliamente desconocido en el mundo minorista, el cual es llamado beta exótica.

Beta exótica es el retorno obtenido de fuentes distintas a la beta tradicional (indexación en índices, la réplica de un activo conocido), este término incluye los retornos obtenidos por fuentes inusuales como podría ser la recolección de primas de seguros, préstamos directos y asumir otros riesgos de negocio que sean distintos a los habituales.

De forma simplificada, podemos hablar de Beta exótica como todo aquello que no tenga una correlación con los índices globales de renta variable pero que sea fácilmente replicable y tenga un retorno esperado positivo.

A veces es llamado «falso alfa» y es un término difícil de catalogar, al igual que el Alfa, es una fuente de retornos no correlacionada al mercado, pero con la diferencia de que no está producida por una ineficiencia de mercado. (Valoración, pautas de precio, stat-arb… Ponle el nombre que quieras.)

Un ejemplo muy común a nivel minorista, sería el Crowdlending, también conocido como préstamos P2P, y es precisamente un gran ejemplo de como muchos inversores intentan minimizar la cola larga de la distribución, el lado izquierdo donde están los retornos más negativos asociados a una beta en el sentido tradicional. Sin ir más lejos, cuando los inversores hablan de tener «Beta respecto a materias primas» es exactamente lo mismo, una beta alternativa o beta exótica.

Normalmente, cuando invertimos nuestro capital, estamos recibiendo primas a cambio de una exposición de riesgo (como podría ser un crack bursátil), y con el avance del tiempo, vemos como el riesgo tiende a ser cada vez mayor en muchos activos respecto a inversiones alternativas.

Este término no es nada nuevo, pero con el tiempo ha ganado popularidad entre los inversores y se ha vuelto más común añadir estas fuentes en un portfolio bien diversificado.

¿Por qué una Beta exótica?

Como ya comenté, la diversificación es algo clave en la supervivencia de una cartera financiera, se puede hacer de demasiadas formas, pero me voy a centrar en los motivos.

No existen activos libres de riesgo y pongo en duda hasta la renta fija de distintos países, pero en base a los riesgos que queramos asumir, podemos esperar distintos retornos. Cuando hablamos de renta variable, debido a la globalización cada vez nos encontramos con unos retornos más correlacionados entre sí, especialmente durante los momentos malos.

Para muestra, un botón:

Correlación entre distintos índices de renta variable

Correlación entre distintos índices de renta variable

Da igual que hablemos del MOEX (Rusia), Nifty (India), Ibex (España), Topix (Japón) o el SP500 (Estados Unidos), pese a que todos tienen distintos rendimientos, tienden a actuar de manera similar durante las crisis económicas, e incluso en periodos de estagnación económica.

No me molesto en añadir más índices, aunque hablaré un poco de ellos más adelante, da igual el índice accionario de Costa Rica, la bolsa Colombiana… Vivimos en un mundo globalizado, algo de lo que ya hablé en este vídeo, comentando algunos análisis financieros de la CIA:

La beta exótica tiene como objetivo intentar evitar estas correlaciones con activos que no se vean tan afectados por este tipo de situaciones, desde índices de volatilidad como el VIX, criptomonedas, materias primas y un largo etcétera.

La situación en la que nos vemos inmersos es complicada, ¿Cómo puedo minimizar mi riesgo respecto a una crisis financiera? Es cierto que existen las carteras permanentes, diversificadas, pero en muchos casos el peso mayor lo lleva la renta variable de una forma u otra, mediante distintos instrumentos, además del decay presentado por varios ETFs debido al contango,

El objetivo de este artículo, entonces, es minimizar los riesgos con mercados alternativos que no sean renta variable dándole mayor peso a la beta exótica y viendo su rendimiento. De esto ya hablé en su momento, a la hora de analizar ETFs y crear carteras de inversión, aunque sin la intención de tener una beta exótica como factor principal del portfolio.

Algunas ideas de beta exótica que puede realizar un minorista son las siguientes:

Fuentes de beta exótica:

Antes de hacer algunas simulaciones de carteras, vamos a buscar y entender qué es una beta exótica para un inversor minorista.

Criptomonedas:

Amadas y odiadas a partes iguales, lo cierto es que cada vez se acerca más su correlación a los índices financieros conforme la adopción es mayor (creación de futuros sobre BTC por ejemplo), aunque es un universo muy amplio y Bitcoin no representa al resto de criptomonedas. Hay monedas enfocadas a la privacidad del usuario (Monero), monedas enfocadas a contratos inteligentes (Ethereum) y muchas más. Quizá no sea el mejor para empezar, pero desde luego es un soplo de aire fresco respecto a otras alternativas.

Sea la propia indexación a estas monedas mediante su compra de estas, o compra a través de futuros, la realización de stacking, inversión o creación de ICOs con proyectos interesantes, existen formas muy interesantes de obtener exposición a estas.

Forex:

Aquí no me refiero en sí a la especulación, como podría ser el trading algorítmico u operar ineficiencias intradiarías. Si no al Carry Trade, recibir una prima por los tipos de interés de una determinada moneda vendiendo una moneda con tipos bajos y comprando una con tipos altos. Como podría ser vender Euros y comprar Rublos. Este es un buen ejemplo, ya que al operar sistemas, ventajas o modelos, estaríamos buscando un Alfa, y mediante carry trade Beta, en este caso una Beta exótica ya que no tiene correlación con la renta variable global. También cuenta la inversión a largo plazo en divisas.

Préstamos P2P – Crowdlending entre otros:

En esta categoría englobo todo, desde la financiación colectiva de startups (Ya no son solo cosa de grandes inversores) como préstamos a empresas y particulares mediante plataformas online. Estos han tenido un auge importante durante los dos últimos años.

Personalmente creo que hay que tener cuidado con estas empresas, y es que, aunque los pagos estén asegurados por el emisor y los seguros que contraten, siempre existe un riesgo de quiebra de la empresa. Como ya digo, toda beta exótica tiene sus riesgos asociados, distintos en muchos casos a la renta variable pero existentes. También un potencial de revalorización distinta.

Cuando hablamos de las empresas de financiación colectiva de Startups nos exponemos a riesgos empresariales y de liquidez, a cambio de poder obtener retornos mucho más altos si las cosas funcionan bien.

Y cuando hablamos de préstamos desde luego las rentabilidades prometidas baten a la renta fija convencional pero con sus riesgos asociados, muchas de estas páginas tienen venta de mercado secundario, donde puedes vender deudas que has comprado previamente, no obstante demuestra que los riesgos de liquidez y contrapartida son muy amplios.

Materias primas:

Para mí una de las mejores formas de obtener una beta exótica, y no me refiero a Plata, Oro, Petróleo, las cuales son materias primas interesantes si no a aquellas olvidadas en el mercado: Trigo, Soja, Maiz, Algodón, Azúcar, Carne de Cerdo, Ganado…

Materias que son poco operadas en el mundo de la inversión, y tampoco demasiado en la especulación mediante futuros, pero que ofrecen conceptos muy interesantes, no solo a nivel estacional si no un futuro prometedor debido al crecimiento de la población y el nulo crecimiento de granjas en Estados Unidos. Considerando este último dato, pueden formar una inversión muy interesante.

Activos reales:

Definiendo activos reales como bienes inmuebles, negocios… etc, necesitan poca explicación, alquileres, rentas de un negocio y otros activos similares. Dentro de esta calificación podrían entrar los REITs y SOCIMIs, sociedades inmobiliarias cotizadas en mercados bursátiles ya que tienen poca correlación con los índices, es cierto que durante la crisis financiera de 2008 fueron de la mano, pero habitualmente no.

Otros activos:

Inversiones relacionadas con volatilidad, bonos, swaps, créditos, acciones con cero correlación… etc, más dificiles de encontrar o algunas no disponibles para operadores minoristas.

Creo que en este punto ya va quedando claro que son estos activos de Beta exótica y como podéis ver, muy relacionado con inversiones alternativas en renta variable.

Estudiando rendimientos – Composición de la cartera:

Lo primero es elegir una cesta de activos, voy a elegir tanto convencionales como no convencionales para estudiar retornos.

Decir que cuando entramos en el universo de los ETFs relacionados con materias primas nos encontramos con un decay produciendo por los cambios en los contratos de futuros en distintos vencimientos, por lo que no será posible hacer carteras permanentes, no obstante podemos crear carteras que se beneficien de momentos puntuales como diversificación mediante beta exótica.

Correlacion ETFs

Correlación ETFs – https://www.etfscreen.com/

Como podemos ver, no existen correlaciones muy altas entre Bonos (TLT, LQD) y materias primas (GLD, SOYB, URA, USO, WEAT), con factores que en ningún caso superan el 0.40. Recordemos que una correlación de 1 es perfecta, ambos activos se mueven igual y -1 ambos se mueven de forma exactamente opuesta.

Podemos añadir algunos activos más, como Bitcoin y quizá simular el rendimiento de algunos préstamos P2P utilizando rentabilidades relacionadas a los tipos de interés más una prima por el riesgo asumido.

Vamos a probar primero con una cartera permanente básica, en activos donde el decay de estos apenas existe:

Cartera Modelo 1

Cartera Modelo 1 – 50% SPY 40% VNQ 10% BTC

Como vemos, al tener exposición a índices, la crisis del coronavirus ha afectado, pero en términos generales, existen varias diferencias en años anteriores. (Cartera desde 2014 por la disponibilidad de históricos de Bitcoin).

Cartera modelo 2

Cartera Modelo 2 – 75% TLT 25% BTC

Esta cartera, con ausencia de renta variable ya empieza a ser diferente respecto a una inversión en índices, aunque puede ser mejorable, y como no, tener índices es una opción y a veces es muy válida.

Retornos y correlación:

Tengamos en cuenta un concepto, la generación de retornos puede seguir siendo dependiente de la volatilidad del mercado a la hora de componer una cartera, no solo por el retorno de índices si no por los riesgos financieros que implica invertir en distintos mercados.

Haciendo una pequeña simulación con los préstamos P2P, dando una rentabilidad media de 1% mensual, un 12,68% anual, lo cual parece ser bastante conservador en relación a las primas que ofrecen, podemos ver que pasaría si efectuamos una simulación con estos retornos. Nota: debido al poco tiempo que llevan estos activos no se ha incluido en la simulación ningún riesgo de impago, cuidado con este tipo de mercados p2p ya que no son mercados maduros.

Los tipos actuales están casi a cero y la rentabilidad de estos préstamos posiblemente en otra época fuesen muy superiores, pero el mercado P2P es nuevo, como muchos activos para la diversificación mediante beta exótica, pero el punto principal es discernir entre tipos de retorno y correlación. Muchas carteras que aparentemente tienen activos con poca correlación entre sí, tienden a tener un coeficiente mayor del esperado.

Mayores retornos != Menor correlacion

Mayores retornos != Menor correlación

Como podemos ver, da igual que el retorno sea mayor y el Drawdown menor, nuestra cartera sigue expuesta a merced de los índices ya que tienen mayor peso, y además estos índices como sabemos, tienden a ser alcistas gran parte del tiempo, por lo que, la mayoría de meses ambos tendrán retornos similares.

Y aunque baje el peso en los índices, es necesario buscar activos que realmente tengan poca correlación como los ya mentados.

Sin embargo, podemos ver que la correlación de USO y GLD es 0.00, entonces podemos crear carteras del lado largo, e incluso ir corto en USO por su Decay, algo que ya expliqué como estrategias de delta neutral en uno de los talleres.

Conclusión – Beta exótica y Alfa.

La beta exótica no es tan fácil de obtener como parece, ya que la exposición a índices siempre nos dejará a merced de la volatilidad, no he querido alargar más este artículo de forma innecesaria, ya que para la creación de carteras el artículo anterior, análisis cuantitativo de ETFs con dos casos de estudio, lo explico muy bien.

Existe también un caso opuesto, respecto a la confusión de Beta, Correlaciones y Alfa. El caso de Bitcoin la gente piensa que tiene más correlación que la real. La cual durante el año 2019 hasta la fecha que escribo este artículo ha ido disminuyendo progresivamente respecto a los índices.

La generación de Alfa es interesante, y desde luego, como podemos ver, la beta exótica también puede aportar buenos retornos, pero siempre con cuidado.